icono de tik tok

2022-10-17 21:11:16 By : Mr. Eric Wang

Suscríbete a nuestra newsletter

En la prueba del nuevo Mercedes-AMG SL 63 4Matic+ comprobamos que te transporta a otra liga con el máximo lujo y un V8 de 585 CV

Maldivas, Mauricio, Madeira: es sorprendente que muchos de nuestros lugares anhelados comiencen con M. Ahora hay uno más: Mercedes. El Mercedes-AMG SL 63 4Matic+ para ser exactos.

Coge aire: hablamos de un roadster de lujo, con un peso de poco menos de dos toneladas, un V8 biturbo, 585 CV, transmisión automática de nueve velocidades, tracción en las cuatro ruedas, frenos cerámicos, compensación de balanceo, eje trasero direccional, ventilación de asientos, masaje y mucho más. 

VÍDEO: Así es el Mercedes-AMG SL 43 2022... ¿Con cuatro cilindros? Pues... ¡sí!

Pero sin sistema híbrido, motor eléctrico, cable de carga ni una pesada batería de iones de litio. Casi demasiado bueno para ser verdad.

Con todos sus ancestros, algunos legendarios, la nueva serie SL, R 232 lleva una carga considerable sobre sus hombros. No solo pretende continuar con la serie SL: el próximo AMG GT, que ya no será un roadster, también utilizará su tecnología y, en cierto modo, también reemplazará a la Clase S Cabriolet.

El R 232 fue, -eso es nuevo-, completamente desarrollado por AMG. El diseño no deja dudas al respecto, el SL tiene una apariencia imponente: parrilla Panamericana típica de AMG, abierta de par en par, faros estrechos, capó largo, asientos muy atrás, parte trasera baja y algo redondeada con luces rasgadas. 

En la parte trasera se encuentra el alerón extensible eléctricamente, que cambia de posición según la situación de conducción.

El SL ahora tiene nuevamente un techo de tela plegable que se abre y se cierra en poco menos de 15 segundos y hasta los 60 km/h, y es 21 kilogramos más liviano que el techo plegable de metal de su predecesor. 

Está diseñado como un 2+2 plazas, por primera vez desde la R 129 (1989 a 2001). Los dos asientos, muy estrechos, en la parte trasera, no son aptos para quienes midan más de  1,50 metros.

Lo mejor es tomárselo como un biplaza y usar las plazas posteriores como  un portaequipajes adicional, y es que, con un máximo de 240 litros (con el techo cerrado) y 213 litros (abierto) no cabe mucho en el maletero.

Donde sí es exageradamente cómodo es en la primera fila, los ajustados asientos multicontorno del coche de prueba (opcionales) se pueden ajustar de innumerables maneras y ofrecen ventilación, masaje y calefacción para el cuello. Sin embargo, no son perfectos: les falta algo de agarre en el área de los hombros.

Te sientas muy profundo, firmemente ajustado entre la puerta y la enorme y elevada consola central. El cockpit está fabricado a la perfección, las costuras están finamente dibujadas, los detalles como las boquillas de ventilación iluminadas con un diseño de turbina son muy atractivos. 

Los instrumentos, agrupados en una pantalla de  12,3 pulgadas se pueden configurar en ocho diseños diferentes, todos los cuales son muy bonitos y fáciles de leer.

Solo la pantalla táctil vertical de 11,9 pulgadas en el medio no encaja del todo en el conjunto armonioso. Da la impresión de que se agregó más tarde. Al menos, se puede inclinar 30 grados; esto debería mejorar la legibilidad cuando el techo está abierto y hay mucha luz solar. 

Básicamente, la pantalla proporciona mucha información, siempre con un aspecto brillante, los menús son extremadamente extensos pero bien estructurados, y el inteligente y rápido control por voz MBUX siempre está en plena forma.

En el SL 63 4Matic+, la última versión del conocido V8 biturbo de 4.0 litros entrega 585 CV a 5.500 rpm, y el par máximo de 800 Nm está disponible a partir de 2.500 rpm. 

Este V8, en el SL 63 con soportes activos, es actualmente sin ningún pero uno de los mejores motores de combustión de la historia, potente y rápido y con un sonido grueso. Lo recordaremos con mucha nostalgia cuando la electrificación del sector del automóvil sea definitiva. 

El SL de prueba logra hacer el 0 a 100 km/h en 3,5 segundos, rompe la marca de 200 en solo 11,4 segundos y tiene una velocidad máxima de 315 km/h. 

El AMG SL es un roadster de lujo, ultra potente, ultra rápido. Con un diseño impresionante, un fantástico motor de combustión (¡V8!) y mucha tecnología sofisticada bordo. Deberíamos estar felices de que algo así todavía exista.

Motor, comportamiento, tecnología, máximo lujo

Precio descomunal, asientos con poco agarre en los hombros

Suscríbete a nuestra newsletter